diumenge, 30 de novembre de 2014

CAÍDA LIBRE

La abuela solía decirle que no se acercara al pozo, pero cuando vio aquel ratoncito que parecía sonreírle, no recordó. Sólo fue tras él, tropezó y cayó.

Un desconocido le rescató.

– Yo también caí una vez –dijo el hombre, mostrándole una boca desdentada.


Aquella misma noche, perdió su primer incisivo. 



Constricciones iniciales:

Extensión: 50 palabras.
Género: terror

Menciones:
Este relato ha sido seleccionado para formar parte de la antología de relatos de terror "Microterrores", editada por Diversidad Literaria.