diumenge, 2 de novembre de 2014

LA DESPECHADA

Harta de ser guionista de culebrones, decidió dejarlo todo y protagonizar su propia telenovela. Se operó los pechos y sedujo al guaperas del quinto, pero sus monosílabos no la satisficieron. Pensó luego en traicionar a su padre y terminó, como siempre, acompañándole al hospital. 


Reharta, desenfundó la máquina de escribir.


Constricciones iniciales:
Extensión: 50 palabras