divendres, 5 de desembre de 2014

LAS COSAS DEL DEBER

Cuando te cité en mi despacho para comunicarte que la empresa había decidido prescindir de tus servicios, acerado, hice lo que debía. Recogiste tus pertenencias y te acompañé hasta la puerta.


Cuando después llegué a casa azorado, hiciste lo que debías. Recogí tus lágrimas y me acompañaste hasta la puerta.


Constricciones iniciales:

Extensión: 50 palabras.

Menciones:

Este relato ha sido seleccionado como finalista del mes de noviembre de http://www.cincuentapalabras.com/