divendres, 27 de juny de 2014

MICROTRILOGÍA DEL DESAYUNO.

I. AL ALBA.

Todo empezó al alba: La luz, el zumbido atronador y las vueltas; y aquella energía invisible que flotaba a su alrededor; y el calor, cada vez más intenso, que llenaba todo su ser. Treinta segundos después, un timbrazo y todo terminó. Luego, le echaron azúcar, pero esa es otra historia.

II. LA MEZCLA.

Luego, le echaron azúcar. Al tercer terrón, Arquímedes demostró su principio y hubo un derrame, seguido de un sorbo de amargura. Un removimiento cauteloso provocó un diminuto remolino. Se había iniciado la ceremonia de la disolución. Al final, se mezclaron y se convirtieron en uno solo, pero la dulzura prevaleció.

 III. INTOLERANTE.

Parte del café se derramó sobre los resultados del laboratorio. Juan lo limpió como pudo y añadió leche al tazón. Bebió un largo sorbo y un intenso dolor oprimió sus entrañas. Debía ir al baño inmediatamente. Cogió el informe para leer algo. Había salido positivo. Tenía intolerancia a la lactosa.

CONSTRICCIONES INICIALES:
Tres microrrelatos de 50 palabras cada uno, que conformaran una unidad entre sí, pero que pudieran ser leídos independientemente.