dissabte, 5 de desembre de 2015

DENOMINACIÓN DE FINAL

Con tanto ruido, ya ni las pastillas le permitían dormir. El único modo que encontró para acallar las voces que la acosaban fue ponerle nombre a las cosas de Juan.

A su lado de la cama, la llamó “Invierno” y a su armario vacío, “Abismo”.

Al retrato que le regaló, le puso “Malogrado” y a sus libros favoritos, “Pasto de hoguera”.

Tras pasarle el cuchillo, su sillón favorito pasó a ser “Destripado”; y para la chica que aparecía en la foto que le encontró en la cartera, sólo se le ocurrió “Arrebatadora”.


Terminó llamándole “Silencio” a su hoja de afeitar.


Constricciones iniciales: 

Extensión: 100 palabras

Menciones especiales:

Relato finalista semanal del concurso Wonderland, de RN4