dijous, 23 de juny de 2016

CONFUSOS POR DOQUIER

        Mire vuestra merced, que aquellos no son gigantes, sino molinos.

Tras  semejantes palabras, Sancho marchóse hacia la fría Dinamarca, anhelando más cuerdo señor.

          Ser o no ser, he ahí la cuestión...


En ver al Príncipe coloquiando así con un cráneo, díjose que más valía loco conocido que Rey por conocer.

Constricciones iniciales: 

Extensión: 50 palabras.

Menciones especiales. Relato ganador de la convocatoria mensual del concurso organizado por la página web cincuentapalabras.com