dimarts, 28 d’abril de 2015

M.B.A.

Juan miró su título universitario y se sintió afortunado. La salpicadura de aceite sólo había emborronado la firma del rector. Arrancó las chinchetas que clavaban el documento en la pared y tras apartar unos restos de comida, lo depositó sobre la mesa. Maldiciéndose por no haberlo enmarcado todavía, se arremangó la camisa y lo limpió tan bien como supo.

Mientras frotaba, recuerdos y sueños de su época de estudiante empezaron a emerger desde algún lugar de su mente, pero Juan los atajó de inmediato. No debía distraerse. Tenía trabajo por hacer; muchas bocas que alimentar.


Sin rastro del entusiasmo con el que había cursado el máster, se puso a preparar los encargos acumulados: dos hamburguesas completas y un menú infantil. 

CONSTRICCIONES INICIALES

EXTENSIÓN: Máximo: 120 palabras